lunes, 7 de marzo de 2011

JEAN SIMMONS







Jean , fue otra de esas increíbles damas británicas que fueron recibidas en Hollywood, con los brazos abiertos; ésta bienvenida efectuada por parte de la meca del cine, no fue casual. Cuando Jean llegó allí, no era una chica cualquiera, que iba a probar suerte en el mundo del cine. Trás sus espaldas, ya tenía una carrera muy importante que había ido gestando desde niña, en su Inglaterra natal.
Jean fue una mujer de belleza elegante….hermosa por fuera y por dentro ,y ésta bondad se manifestaba en su rostro; un rostro con ángel, un rostro de mirada serena y limpia. Aún así, no fue precisamente una figura espectacular comparada con otras, que salían continuamente en las revistas de la época. Pero eso sí, todas los papeles que interpretó en el cine, fueron inmensamente buenos; en todos y cada uno de ellos, demostró su gran categoría como actriz…y eso a la gente le gustaba…a la gente por encima de un físico más o menos espectacular, lo que más le gustó de Jean, fue el gran talento que mostró en todas sus películas.



Jean Merilyn Simmons, nació en Londres un 31 de Enero de 1929. Desde niña manifestó su gran vocación para la interpretación. así que debutó prontamente en una película llamada “Give us the moon”(1944).
Fue en el año 1946 y gracias a la película “Cadenas rotas”, cuando su fama se hizo notoria. El film, fue una adaptación de la novela de Dickens “Grandes esperanzas” , y estuvo dirigído por David Lean. La película contó con un despliegue de calidad inmenso, el reparto fue magnífico, y los decorados y la fotografía espléndidos. Tanto, que incluso recibió cinco nominaciones a los Oscars, logrando obtener dos estatuillas a la mejor fotografía y a la mejor dirección artística.
Un año después apareció, junto a otra gran dama británica llamada Deborah Kerr, en “Narciso Negro”(1947). Aquí Jean apareció bellísima, en su papel de mestiza joven e inquietante, que perturbaba la tranquilidad de una monja misionera (papel que fue interpretado por Deborah Kerr).





Se convirtió en la Ofelia de “Hamlet” en el año 1948 , junto al maravilloso actor Sir Laurence Olivier; la aparición de Jean fue deslumbrante, y fue nominada como mejor actriz de reparto al premio Oscar.



En el año 1949, protagonizó una comedia llamada “Adán y ella”. Rodando ésta película conoció al que sería su primer marido, el actor, también británico, Stewart Granger. Entre ambos surgió inmediatamente la química, y un año después contrajeron matrimonio. Ésta unión perjudicó momentaneamente la carrera de Jean, que aunque era una de las actrices más taquilleras de Inglaterra, también era vista por el público con ojos de eterna adolescente. Stewart, para poder casarse con ella tuvo que pedir el divorcio de su mujer, con la que aún estaba casado, y la gente, algo puritana por aquella época, se echó las manos a la cabeza. Más toda ésta situación no pasó de convertirse en una anecdota, ya que aunque en un primer momento el público quedó algo escandalizado con ésta unión, ésto no fue impedimento, para que siguieran adorando a Jean. Algunos años más tarde, Jean se daría cuenta de que ésta unión pasajera, pues terminaron divorciandose, la beneficiaría enormente a su llegada a Hollywood, ya que la gente la acogió ,si cabe, con más entusiasmo por ser la señora de Stewart Granger.
A partir de su interpretación de la Ofelia de “Hamlet”, y de su matrimonio con el actor protagonista de “Scaramouche”, Hollywood la reclamó insistentemente.
Cuando el matrimonio llegó a Hollywood, Steward ya tenía firmado un contrato con la Metro, que aprovechó la unión de tan exquisitos actores, para promocionarlos en América. La campaña, los presentó como una pareja idílica, y la mostró en preciosas fotos paseando por un rancho, o en paisajes bucólicos, que ayudaron mucho a la popularidad de la pareja.



Jean debutó de la mano de los estudios RKO, con una cinta llamada “Andrócles y el León”. La película no obtuvo el éxito esperado, pero Jean apareció triunfante en su papel de Lavinia, demostrando lo favorecida que lucía vestida con trajes de inspiración griega.
En el mismo año 1952, protagonizaría un film llamado “Cara de Ángel”,que revelaría la gran versatilidad con que contaba Jean. En ésta cinta apareció como una mujer de rostro angelical, pero perversa y retorcida en su interior; la película fue dirigida por el maestro Otto Preminger, e interpretada junto a Robert Mitchum. Hoy en día se ha convertido en una película de culto para los amantes del melodrama negro.




Un año después , apareció exquisita como la princesa Isabel, hija de Enrique VIII, y de Ana Bolena, en una película llamada “La reina Virgen”(1953), en la que compartio cartel con Charles Laughton, para mi gusto uno de los mejores actores de todos los tiempos,Deborah Kerr y Stewart Granger, entre otros. La cinta pasó a engrosar la lista de las mejores peliculas que se rodaron en la época dorada de Hollywood.
Despues de protagonizar la vida de ésta futura soberana, se embarcó en una bonita comedia al lado de Spencer Tracy, que se llamó “The Actress! (1953).
Tuvo el privilegio de estrenar el famoso Cinemascope, al protagonizar “La Túnica Sagrada”(1953), y además tuvo el privilegio de hacerlo, junto a actores como Richard Burton y Victor Mature. Ésta película fue una de las más taquilleras en la década de los años 50,y en ella pudimos admirar a Jean, en su papel de patricia elegante y bellísima.



En el año 1954, quisieron repetir el éxito con otra película , cuya temática fue similar a la anterior, y que se llamó “Sinuhé el egipcio”, pero el público no acogió la producción con mucho entusiasmo; de todas maneras Jean , estuvo de nuevo exquisita en su papel de silenciosa enamorada de Sinuhé.
Marlon Brando, compartió con ella la película “Dessire”(1954), en la que interpretó el papel de una adolescente enamorada de Napoleón Bonaparte(papel interpretado por Brando); de nuevo estuvo espléndida. El film tuvo una buena recaudación de taquilla, y consagró definitivamente a Jean en el mundo del cine.



En el año 1954, protagonizó una película llamada “Pasos en la niebla”, que sorprendentemente hoy en día es un film casi olvidado; y digo sorprendentemente, porque hace poco tuve la oportunidad de verlo, y me asombró la magnífica trama con que cuenta la cinta, y la maravillosa ambientación del Londres victoriano; aunque es una película casi desconocida, la recomiendo por su gran calidad, y como no por las estupendas interpretaciones efectuadas por Jean, y por el entonces su marido Stewart Granger.
En “Mujeres culpables”(1957), fue un placer verla trabajar, junto a nombres tan relevantes como Paul Newman, Joan Fontaine, Piper Laurie y Sandra Dee, y un año después apareció en uno de los westerns más grandes e importantes, que jamás se rodara en el cine americano :”Horizontes de grandeza”(1958). Aquí pasó a engrosar la lista de grandes actores que intervinieron , en ésta estupenda película; Gregory Peck, Charlton Heston,Burt Ives, o Carroll Baker fueron algunos de ellos. Éste estupendo repertorio de actores, unido a una dirección maravillosa por parte de William Wyler, una banda sonora magistral, unos paisajes impresionantes, y un guión excelente, compusieron una obra final de gran categoría, atemporal y universal.



Ya en el año 1960, participó junto al gran Burt Lancaster, en otra obra maestra cuyo título fue “El fuego y la palabra”. La película nos mostró el gran poder de convicción con el que contaban sus protagonistas ; Jean estuvo inigualable, incluso fue nominada a los Oscars como mejor actriz principal, y Burt Lancaster, uno de mis actores favoritos, estuvo sublime en su papel de falso predicador, que se vale de la palabra, para embaucar a gente facilmente manipulable. La película dirigida por Richard Brooks, es una perfecta crítica, hacia el poder que tiene muchas veces la palabra, capaz de cambiar la conducta y la mentalidad de toda una sociedad; el poder de la palabra como medio de ejecución y adulteración.



En el mismo año de 1960, intervino en una entretenida comedia llamada “Página en blanco”, al lado de actores como Gary Grant, Robert Mitchum y Deborah Kerr.
“Espartaco”(1960), fue quizás el último de los films que protagonizó Jean, que consiguió un extraordinario éxito. Jean en su papel de esclava liberada,estuvo sensible y conmovedora. Ésta gran cinta épica protagonizada por estrellas como, Kirk Douglas, Tony Curtis, Laurence Olivier,Charles Laugthon o Peter Ustinof entre otros ,consiguió seis nominaciones a los Oscars, llevándose finalmente cuatro premios de la Academia.La película dirigída por Stanley Kubrik, se ha convertido en una de las obras cumbres del séptimo arte.



A partir de ésta última superproducción, intervino en varios títulos como “Vivir en la cumbre”(1965), “El novio de mi mujer”(1967), “Noche de titanes”(1967),o “Con los ojos cerrados”(1969), película que estuvo por encima de las antes citadas debido a que el director Richard Brooks, que por entonces era marido de Jean, supo retratar en alma femenina de manera convincente. Al preguntarle a Brooks, si este personaje estaba inspirado en su esposa, éste contestó: ” Cierto. Ella no ha escrito el guión conmigo, pero la he estado observando con detalle, y debo decir que una parte del personaje proviene de ella. Con ésto quiero decir, que estuvo extraordinaria al interpretarlo”. Con ésta apreciación de su propio marido está todo dicho; esta sublime interpretación, confirmó una vez más lo maravillosa que era como actriz.
Trás este título, dió un giro a su carrera ,y optó por el mundo del teatro y de la televisión, apareciendo en series como “El pajaro espino” (1983), “Norte y Sur” (1985), o “Miss Marple” (1991).
Jean se casó dos veces, la primera con el actor Stewart Granger del que se separó en el año 1960, casandose poco después con el director Richard Broks, del cual también acabó separandose. Cuentan que fue éste el motivo ,por el cual Jean se refugió en la televisión….y en el alcohol. Desesperada, buscó ayuda en un Centro de rehabilitación, donde pareció mejorar algo su salud. En el año 1995, apareció en la película ” Donde reside el amor”, al lado de Winona Rayder, y Anne Brancorft.
Aunque nunca recibió un Oscar, le fue concedido en el año 1958, un globo de oro, por ser la actriz más versatil del panorama cinematográfico. En el año 2003, recibió una medalla de la orden del Imperio británico , por su extensa carrera.
Jean murió el 22 de Enero del año 2010, en Santa Mónica(California) de un cáncer de pulmón.
A los que amamos el buen cine, el cine de siempre, nos hubiera gustado que Jean no hubiese desparecido nunca, nos gustaría que aún nos siguiera ofreciendo sus distinguidas interpretaciones. En cierto modo no lo ha hecho… Jean nunca desaparecerá de nuestra memoria…y eso …sólo lo consiguen unos pocos.

11 comentarios:

ATTICUS dijo...

Es sin duda de las mejores actrices que hiciera lo que hiciera estaba estupenda,una intensidad
interpretativa brutal sin tener que dar un grito ni hacerse ver,con su bello rostro y presencia y clase le llegaba.
Buenisimo post.

SqSmaravillosa dijo...

Una actriz elegante,de belleza discreta y sutil. Como casi todas las británicas que irrumpieron en el cine americano, demostró que la categoría y la clase no se aprenden...se nace con ellas.
Muchos besos querido Aticcus.

EL BLOG DE MARPIN Y LA RANA dijo...

Nos quedamos...si nos lo permites.

Un cordial saludo.

Marpin y La Rana

SqSmaravillosa dijo...

Por supuesto, siempre nos alegra tener nuevos seguidores. Un abrazo.

ATTICUS dijo...

Como me alegro que tengas mas seguidores,te lo mereces.
Besos.

Scotty dijo...

Hola!. Qué descubrimiento tu blog! Me encanta. Los textos... y esas fotos increíbles!

Me hago segudor y te enlazo.

Espero que te guste mi blog y nos leamos.

Un cordial saludo.

Lee Van Cleef dijo...

Te puedes creer que este año en los Oscars no incluyeron a Jean en lo de "En Memoria"?? Que desastre, siempre se olvidan de alguien , pero esto no tiene nombre...
Saludos!

Lee Van Cleef dijo...

Ahora que lo pienso igual la incluyeron el año pasado, que solo fue un mes después de la muerte... aún asi..

SqSmaravillosa dijo...

El mundo del cine a veces es muy injusto, y con Jean lo fue de manera descarada. Sólo hay que darse un paseo por los últimos Oscars que ha concedido la Academia, para darse cuenta, de que a veces no sólo se premian las grandes interpretaciones. Los amiguismos existen en cualquier tipo de trabajo..y por supuesto un premio de ésta categoría, es una buena manera de lanzar a la fama a cualquiera que en esos momentos pueda interesar a la industria. Menos mal que la mayoria de los que conceden son bastante imparciales . Un saludo Por cierto me encanta tu blog. Ya te seguía cuando tenías el otro, creo que era Glitzy, pop, culture o algo así ¿no?. Besos

ATTICUS dijo...

El año pasado le rindieron homenaje en la gala.

SqSmaravillosa dijo...

No lo sabía, pero yo soy de las que piensan, que los homenajes se hacen en vida, para que el artista se de cuenta de todo lo se ha valorado su trabajo, sino parece que se van de éste mundo, con esa espinita clavada en el corazón.

Seguidores