miércoles, 13 de agosto de 2014

LAUREN BACALL





Cuando Lauren apareció por primera vez en la pantalla del cine , lo hizo gracias a su peculiar físico. La descubrió un reconocido productor de Hollywood mientras ojeaba una revista en la que aparecía su rostro en primer plano.

Al conocerla en persona su sorpresa fue mayor, pues comprobó que aparte de que era una mujer considerablemente alta para la época, medía 1,69, contaba con una elegancia y un saber estar innatos.

También su voz le sedujo pues la tenía sensual y sugerente. Fue así , gracias a una belleza ajena a los estereotipos del momento, como Lauren se ganó la admiración, más que el deseo, del género tanto masculino como femenino.



Nació en el año 1924 en Nueva york con el nombre de Betty Joan Perske, su familia era de clase media y sus padres siendo ella una niña se separaron , por lo que su madre Natalie Bacal, este apellido es el que utilizó Lauren posteriormente añadiéndole una l como nombre artístico, quedó con la custodia de la niña.

Su debut cinematográfico fue espléndido ya que el famoso productor que la descubrió en la portada de Harper’s Bazar, le dio la oportunidad de trabajar en el cine con un papel protagonista en la fabulosa película “Tener o no tener”, mítico film de cine negro, donde Lauren conoció a Humphrey Bogart que tenía 25 años más que ella.



Con tan sólo 19 años Lauren quedó prendada de su compañero en la película, y Bogart un hombre ya de 45 años no dudó ni un instante en enamorarla, aunque él en esos momentos se encontraba casado con Mayo Methot que enloqueció de celos al saberlo , recriminándole que podía ser su hija. A Bogart no le importó nada y le dijo a Lauren :"Nena tu y yo nos vamos a divertir mucho", y así fue .

Lauren fue la última mujer que tuvo Bogart despues de tres matrimonios fallidos , juntos fueron muy felices y tuvieron dos hijos de su relación.Trabajaron juntos en 4 ocasiones compenetrándose de forma perfecta y estuvieron juntos hasta la muerte del actor que se produjo en 1957 a causa de un cáncer de esófago.





Pero antes de que todo ésto sucediera, y después de protagonizar juntos "Tener o no tener", Lauren siguió con su magnífica carrera en películas como ” El sueño eterno”(1946), ” La senda tenebrosa” (1947) y ” Cayo Largo”(1948), todas éstas junto a Bogart.

En 1950 intervino en una película llamada " Young man with a horn" en la que interpretó el personaje más malévolo de toda su carrera. Ya por estas fechas a Lauren se le había otorgado el apodo de "The Look", debido a su profunda en inquietante mirada, y su porte elegante y altivo. Este mismo año comparte cartel con Gary Grant en “El hombre del tabaco”.

Acostumbrada a que se le asignaran papeles dramáticos no dio crédito cuando decidieron contar con ella en los años siguientes para protagonizar comedia. La verdad es que quedó encantada y encajó muy bien tanto en “Como casarse con un millonario” (1953), junto a Marilyn Monroe y Betty Grable o “Mi desconfiada esposa” (1957) junto a Gregory Peek y bajo la dirección de Minnelli.





Los años 50 fueron muy sustanciosos, y aparte de los títulos antes mencionados también participó en películas muy memorables como ” El mundo es de las mujeres”(1954), “La tela de araña”(1955) o ” Escrito en el viento” (1956) en la que compartió trabajo con Rock Hudson en un film melodramático que obtuvo buenísimas críticas.

Al morir Bogart, en el año 1957, Lauren cayó en una profunda depresión que la mantuvo  alejada del cine, dedicando durante esta etapa su talento. al teatro en Broadway. Pero en el año 1964 decidió volver al cine por todo lo grande con un film llamado " La pícara soltera", una estupenda comedia donde tuvo como compañero de reparto a Henry Fonda.

En 1961 se volvió a casar con el actor Jason Robards, del que tuvo a su tercer y último hijo. Se separaron en 1969.
También intervino en 1966 junto al gran Paul Newman en la película ” Harper, investigador privado”.

Ya en los años 70 intervino en películas a las que su presencia les daba un toque de distinción como ” Asesinato en el Orient Express”(1974) o ” El último pistolero”(1976) .

Posteriormente en el año 1981 interviene en ” The Fan ” y en 1993 aparece en ” Misery” película adaptada a una novela de Stephen King.
En el año 1996 es nominada a los Oscar como mejor actriz de reparto por su interpretación en ” El amor tiene dos caras”, pero la academia prefirió que fuera Juliette Binoche por su papel en “El paciente inglés” la que lo recibiera.

De todas formas la Academia premió a Lauren en el año 2009 con un Oscar Honorífico para resarcirla de los desprecios tan evidentes que había recibido a lo largo de los años.
También en Donostia se le concedieron los honores que merecía esta gran mujer en el año 1992.

La industria del cine no pudo con ella, con una mujer cuya dignidad y talento no le permitieron formar parte del circo hollywodiense en el que muchas otras participaron.

Aportó al oficio de actor una seriedad y una disciplina que en pocos se puede encontrar,aportó categoría y autenticidad por eso tal vez y gracias a ella cambió el modelo de mujer que se tenía hasta entonces :tonta, rubia y guapa, y empezamos a conocer a otro tipo de mujer más espiritual, más inteligente y mucho más real.

Lauren nos dejó un 12 de Agosto del año 2014, llevándose con ella un pedazo de aquella época maravillosa e inolvidable, de un cine que no volverá jamás.

viernes, 4 de julio de 2014

CAROLE LOMBARD



Era encantadora, y su físico deslumbrante. Sin embargo, siempre era su carácter lo que terminaba resplandeciendo por encima de su perfecta anatomía. 

Los que pudieron conocerla aseguraban encontrar en ella a varias mujeres a la vez. Tenaz, controvertida, amiga de sus amigos, risueña, e incluso a veces......algo salvaje.

Tenía un humor ácido que sorprendía a muchos, pues su apariencia de fragilidad y elegancia engañaba respecto a su carácter decidido y emprendedor. Se relacionaba muy bien con el género masculino, pues comprendía muy bien su mundo , en el que se sentía como pez en el agua, utilizando un lenguaje muy "masculino" que dejaba a muchos con la boca abierta.

Murió con tan sólo 33 años, pero aún así su carrera cinematográfica fue muy fructífera, y cuenta en su haber con títulos inolvidables. 



Su periplo por el cine comenzó cuando tenía tan solo 12 años, al ser descubierta, mientras jugaba al beisbol con unos amigos, por un director de cine llamado Allan Dwan que le ofreció participar en una película llamada “A Perfect Crime”.

Pero fue en el año 1925 cuando a Carole firmó un contrato en la 20th Century Fox, comenzando así una carrera que fue sólida e importante. Su primer film se remonta al año 1926, siendo éste un drama de cine mudo dirigido por Howard Hawks.

Debutó en el cine sonoro junto a Clark Gable con la película “Casada por azar”(1932).



En el año 1933 se atrevió con el cine de terror mediante una película que llevó por nombre “Sobrenatural”, y este mismo año compartió cartel con Cary Grant, que también comenzaba su andadura por el cine, en una película bélica llamada “El águila y el halcón”.



En el año 1934, el "Bolero" bailado junto a George Raft, subió la temperatura a más de uno.


En aquella época se hizo muy popular un subgénero llamado Screwball Comedy, y Carole apareció en él con la impecable comedia "Candidata a millonaria" (1935), en la que la actriz y Fred MacMurray, nos regalaron secuencias ingeniosas y divertidísimas.



En el año 1936 intervino en una ingeniosa y brillante sátira sobre la alta sociedad que se llamó “Al servicio de las damas”, y que protagonizó junto a William Powell, que por cierto posteriormente se convertiría en su marido.

Su carrera iba "viento en popa", y títulos como  “Comenzó en el Trópico”, bajo la dirección de Mitchell Leisen, y compartiendo reparto con figuras  como Fred MacMurray, Dorothy Lamour o un jovencísimo Anthony Quinn, o “La reina de Nueva York”, demostraron que no se habían equivocado al apostar por ella.




En el melodrama “Dos mujeres y un amor”(1939), compartió de nuevo protagonismo con Cary Grant , en un film totalmente adaptado a los gustos de una época en la que tanto el divorcio , como las separaciones matrimoniales estaban mal vistos ética y moralmente.



"Matrimonio Original" (1940) fue la única comedia que rodó Hitchcock en tierras americanas, y tuvo como protagonista a la actriz. Por cierto años más tarde Hitchcock manifestó que la cinta había supuesto para él una perdida de tiempo, pero también declaró que la presencia de Carole fue espléndida.



Su última aparición en el cine antes de su temprana muerte se produjo en una insuperable, inteligente y magistral parodia antinazi llamada “Ser o no ser”(1942). 

Dirigida por el gran Ernest Lubitsch y protagonizada por Carole, Jack Benny y Robert Stack entre otros, pasa por ser la comedia con mayor humor corrosivo que se filmara en el cine americano sobre el régimen nazi. Carole murió al finalizar el rodaje de esta película en un fatídico accidente de avión. Los hechos sucedieron cuando  Carole  se trasladó en avioneta a su pueblo natal para vender Bonos de guerra, y ayudar así a las tropas americanas.

Durante el estreno de “Ser o no ser”, todo eran murmullos y desolación al visionar a la gran Carole en imágenes, que ella misma nunca llegó a ver.

Su por entonces marido Clark Gable, al enterarse de su muerte cayó en una profunda depresión.


A raíz de su muerte Gable abandonó el cine por un tiempo,  y se alistó en el ejercito para intentar superar esta dolorosa pérdida.

Carole se marchó joven, como lo hacen todos los mitos.

Con 33 años la muerte puso fin a una existencia que empezaba prácticamente a recompensarle afectiva, y profesionalmente.

Nos dejó como legado maravillosas fotografías, y no menos maravillosas películas. Sin duda Carole fue, durante un tiempo, la "Reina de la comedia" de aquella época dorada de Hollywood, y lo cierto es que tantos años después pocas, por no decir ninguna, han ensombrecido su recuerdo.






lunes, 9 de junio de 2014

CUATRO AÑOS NO ES NADA



Emulando la preciosa canción de Gardel comienzo este post, que no es más que un agradecimiento a todas aquellas personas que fielmente han seguido mis publicaciones, y que han dedicado una parte de su tiempo para comentar mis escritos.

Sentir que es un soplo la vida....que veinte años no es nada. Sin embargo para mi estos cuatro años han significado tanto, que me parece que han sido muchos más.

Años repletos de vidas ajenas, vidas de actrices que, aunque lejanas en el tiempo, me parecían fascinantes. Cuatro años en los que he descubierto, que cada existencia merece un recuerdo, porque más allá del mito en que muchas de ellas se han convertido, existen otras tantas que sin serlo, resultan igual de encantadoras o incluso más. 







Por lo tanto estos cuatro años han sido enriquecedores en muchas cuestiones. Cuando comencé a pasearme por estos lares la inseguridad me invadía. Siempre me gustó escribir.., pero lo típico, diarios, poemas, cositas que tan sólo yo podía ver, por lo tanto para mi supuso una gran responsabilidad atreverme a escribir sobre estas actrices, ya que sabía a ciencia cierta que alguien lo leería, y no sabía cual sería la respuesta, ni si lo aquí plasmado sería del agrado o no de la gente.

Cada entrada publicada cuenta con una dedicación, que aunque invisible a los ojos de las personas que la leen, a mi me ha servido de aprendizaje, tanto para ir enriqueciendo el lenguaje, como para ir conociendo en más profundidad el mundo del cine.





He tenido el placer de intercambiar opiniones con personas encantadoras, educadas, y humildes, en la misma medida que sabias, que me han regalado sus conocimientos con una naturalidad impagable. 

Desde Jean Harlow, mi primera publicación, hasta el día de hoy han pasado muchas cosas, tanto en mi andadura por la vida virtual, como en mi vida real (como dice Gardel en su canción la frente algo más marchita y luzco alguna que otra cana más), pero sin duda ha sido, y es una experiencia gratificante, que me ha hecho más llevaderos los problemas cotidianos, y que ha llenado de alegría muchos de mis momentos en soledad.

Daros las gracias a todos y cada uno de los que habéis pasado por aquí durante estos cuatro años. Y por supuesto dar las gracias especialmente a las personas, no hace falta decir nombres pues de sobra saben el cariño que siento por ellas, que han dedicado una parte de su tiempo a comentar mis publicaciones. 

Y como revisando esta publicación, me ha parecido que quizá queda demasiado nostálgica, allá van unas fotos la mar de  veraniegas, como no podía ser de otra manera,de esas maravillosas actrices que algún día "visitaron" este espacio mío















martes, 13 de mayo de 2014

JEAN ARTHUR





Quizá sea poca la gente que recuerde hoy en día a esta actriz nacida en Norteamérica a principios del siglo pasado, pero durante varias décadas fue la preferida del público y de muchos directores que adoraban ante todo su carácter extrovertido y su gran desparpajo ante la cámara.

Sus dos hermanos siempre fueron para ella fuente de inspiración, y al ser éstos muchachos aventureros, la pequeña Georgianna, ese fue su nombre real, quiso imitarlos desde su más tierna infancia.

Era menudita y de voz aflautada, pero su desenvoltura, un atractivo rostro y una seguridad en sí misma apabullante, la llevaron a probar suerte en un mundo, el del cine, en el que debutó de la mano de John Ford con un papel secundario, pero bastante relevante en la película "Cameo Kirby" (1923)



Durante sus primera época en el cine silente y principios del sonoro, trabajó en numerosas películas pero siempre como secundaria, y aunque este hecho le sirvió de aprendizaje, la joven deseaba algún papel más destacado con el que por fin darse a conocer al gran público y convertirse  en una estrella reconocida.


Era raro que nadie hubiese percibido en ella ese encanto de rubia etérea y deliciosa, y sobre todo que tampoco hubiesen reparado en la gran cómica que se escondía tras esa delicada imagen.


Así que algo desencantada, pero con un buen aprendizaje a sus espaldas, decidió probar suerte en la cuna del teatro que era Broadway.

Fue allí donde la actriz terminó de perfeccionar su talento artístico, y volvió a Hollywood dispuesta a comerse el mundo.



La hora de su triunfo se acercaba y fue en el año 1935, cuando de nuevo John Ford le dio una nueva oportunidad con "Pasaporte a la fama", en la que compartió protagonismo con Edward G. Robinson.



Este fue el inicio de una carrera triunfante, plagada de buenos títulos firmados por los mejores directores de la época.

De hecho en los años treinta fue la reina absoluta de la Columbia, y la actriz elegida por Frank Capra para muchas de sus películas.

Estos son algunos de los maravilloso títulos que protagonizó la actriz durante la década de los años treinta:


"El secreto de vivir" (1936) Frank Capra
"Bufallo Bill" (1936) Cecil B. de Mille 
"Cena de medianoche" Frank Borzage
"Vive como quieras" (1938) Frank Capra
"Caballero sin espada" (1939) Frank Capra
"Sólo los ángeles tiene alas" (1939) Howard Hawks










También apasionantes fueron los años cuarenta para la actriz que, ya consagrada, siguió cosechando éxitos, quizá no tan notorios como en la década anterior pero sí muy productivos, de la mano de buenos directores y compañeros de reparto maravillosos.

"El asunto del día" (1942) George Stevens, "La chica y el vaquero" (1943) William A. Seiter , "El amor llamó dos veces" (1943) George Stevens o "Berlín Occidente" (1948) Billy Wilder.



"




Los años cincuenta fueron los de su retiro. Pero lo hizo a lo grande, tal y como ella se merecía tras una extensa y elogiable carrera. Con la maravillosa "Raices Profundas" ( 1953) George Stevens,  dijo adiós a la pantalla grande, de la forma más esplendorosa y digna que jamás hubiese imaginado.


Recordar el nombre de esta actriz, ha supuesto para mi recordar la misma historia del cine. Aquél cine lleno de talento, sueños, nombres y títulos que en mi memoria cinéfila, siempre serán inolvidables.