sábado, 20 de noviembre de 2010

SHIRLEY MACLAINE






Shirley MacLaine, fue una de las actrices más originales, y con más personalidad que pisó el panorama del Hollywood de los años 50. Era una chica natural, que no pretendía seguir el modelo de glamour que en esos momentos triunfaba en el cine, y que aportó un soplo de aire fresco rompiendo con los estereotipos establecidos, a la industria de Hollywood

Aunque con un cuerpo bonito, ella no pretendió en ningún momento convertirse en una mujer objeto. Con su enorme talento, su buen humor y su innegable modernidad, conquistó tanto a hombres como a mujeres, que veían en ella una cómplice, una amiga, y una compañera con la que disfrutar de los buenos momentos de la vida
.
En sus facetas de actriz ha interpretado dramas, comedias, musicales. Ella misma llegó a definirse de la siguiente manera: “Creo que soy alguien que comunica, no alguien que entretiene. Comunico lo que pienso, lo que siento, lo que creo y lo que no creo. Comunico lo que creo que es divertido o triste o lo que considero digno de amor”.

Shirley nació el 24 de Abril de 1934 en Richmond (Virginia), siéndole asignado este nombre como homenaje a Shirley Temple. Al ser su madre bailarina, desde bien pequeña, ya sintió un enorme interés por el mundo artístico, y comenzó en esto del arte, mediante el mundo de la danza.
Aunque sentía verdadera pasión por el baile, al final Shirley optó por abandonarlo, debido a que no sentía que su cuerpo fuera el adecuado para bailar, y no se consideraba tampoco lo suficientemente bonita.

Como su vena artística era tan potente, lejos de amedrantarse, probó suerte en el mundo del teatro, y aquí llegó su verdadera oportunidad, al sustituir a Carol Hayne en la obra “The Pajama Game”, que por entonces se representaba en Broadway. A las pocas semanas de estar representado la obra, un productor llamado Hal B. Wallis, puso sus ojos en ella y se la llevó inmediatamente a la Paramount.
Su debut se produjo con la película “Pero…¿quién mató a Harry?” (1955), un film firmado por el maestro del suspense Alfred Hitchcock, que aunque contó con elevadas dosis de humor fino y misterio, resultó ser un fracaso de taquilla.




Este mismo año , junto a Dean Martin y Jerry Lewis protagonizó “Artistas y modelos”, un film en el que la pareja protagonista era sin ninguna duda los nombrados anteriormente.
Un año después remonta espectacularmente en su carrera gracias a la película “La vuelta al mundo en 80 días”(1956), donde interpretaba el papel de princesa Aouda. La película obtuvo cinco Oscars ,y fue la primera superproducción independiente con mayor presupuesto de la historia.



Aún así, la crítica y el público no llegaron a valorar ni mal ni bien su trabajo, ya que la película tenía demasiados efectos especiales, como para fijarse en otros pormenores. De todas maneras, su nombre comenzó a sonar fuerte por la industria ,y el público también se interesó por ella.

En el año 1958 interpreta”Furia en el valle”, western que compartió junto a Glenn Ford, film sin demasiado interés comercial, pero al que le siguió una brillante comedia llamada “La casamentera”, que fue una estupenda adaptación de la obra de Thornton Wilder , cuyo mayor triunfo se lo dió su estupenda música, puesto que años después se convirtió en Hello Dolly!.

Pero no fue hasta el año 1959, cuando realmente se reafirmó su personalidad en un drama que interpretó junto a Frank Sinatra ,y que se llamó “Como un torrente”.Bajo la firma del maestro Vincente Minnelli, Shirley estuvo adorable, cómica e inigualable en su papel de prostituta, ingenua y de buen corazón .Casi se comió a sus co-protagonistas, con su estupendo hacer.Ésta interpretación le valió una nominación a los Oscars que al final no consiguió pues lo ganó, muy merecidamente, la gran Susan Hayward por la película “Quiero vivir”.





Como respuesta a éste enorme éxito, las productoras no supieron encajar en ninguno de sus siguientes films el talento de Shirley, y aunque ella salió airosa de todas las interpretaciones, la única que cabe destacar, debido a los galardones que recibió fue: “Todas las mujeres quieren casarse”. A pesar de la mediocridad de la película ,Shirley sacó el máximo partido de su personaje, y por ésta cuestión le concedieron el premio del Festival de Berlín y el de la British Film Academy.

El año 1960 le dió la oportunidad de interpretar, una de las mejores comedias del cine americano en muchos años. “El apartamento”,dirigida por Billy Wilder y protagonizada por Shirley y Jack Lemmon, supuso un gran éxito en su carrera y demostró una vez más que brillaba con luz propia.





Tras este enorme éxito, regresó con una sofisticada comedia llamada “Toda una noche”(1961), junto a Dean Martin, protagonizando también ése mismo año, un melodrama psicológico que se llamó”Dos amores”, y que fue el predecesor de otro drama cuyo título fue “La calumnia” (1962), en el que compartió protagonismo con la grandísima Audrey Hepburn, siendo dirigida por la batuta del increíble William Wyller.





Cambió de género con una comedia algo insulsa llamada “Mi dulce geihsa”(1962),junto a Ives Montad, que pasó sin apenas consecuencias por el cine, posteriormente protagonizó otra cinta del mismo género ,cuyo título original fue “Dos en el balancín”(1962), pero que en España se dió por llamar “Cualquier día en cualquier esquina”, junto a Robert Mitchum, que fue uno de los actores que más cerca estuvo de su altura interpretativa.

De nuevo confió en ella Billy Wilder, cuando le asignó el papel protagonista en una estupenda comedia titulada “Irma,la dulce”(1963), y en la que interpretó el papel de prostituta y compartió protagonismo con Jack Lemmon.Aunque Shirley fue nominada por su estupenda interpretación a los Oscars,finalmente no lo consiguió






Hasta el año 1969, Shirley no obtuvo ningún éxito digno de recuerdo, pero éste año reapareció otra vez con su enorme talento, en una película donde daba vida casualmente de nuevo a una prostituta.La cinta se llamó “Noches de la ciudad”,y estuvo basada en la historia de Fellini “las noches de Caribia. La excelente dirección de Bob Fosse, la inmejorable coreografía y la grandiosa Shirley Maclaine, conformaron un musical divertido, equilibrado, con momentos cómicos e inolvidables ,llegando a resultar entrañable y emotiva, sobre todo gracias al personaje de Charity, interpretado por Shirley.





A partir de los años 60, la industria de Hollywood entró en crisis, y al igual que le pasó a muchas otras actrices, Shirley tuvo que encaminar su carrera hacia otro tipo de cine. Ella se decantó por el cine más modesto e independiente, con actuaciones soberbias, pero que pasaron prácticamente inadvertidas para la crítica.

Los años 70 tampoco fueron muy satisfactorias cinematográficamente hablando, pero Shirley supo encauzar muy bien su carrera, dando el salto hacia las variedades, y montó un espectáculo llamado Shirley MacLaine Show, con el que recorrió el mundo entero y por el cual obtuvo críticas inmejorables.

Después de algún tiempo, volvió triunfante a la gran pantalla junto a Anne Bancroft en un filme que se llamó “Paso decisivo”(1977). Ambas estuvieron grandiosas, pudiendo demostrar las dotes interpretativas con las que contaban.

Durante su extensa carrera estuvo nominada en cuatro ocasiones a los Oscars.Sólo lo lograría con “La fuerza del cariño”(1983), en la que logró una gran interpretación siendo tierna, dramática y cómica, en los momentos que lo requerían. La película fue nominada en once categorías a los Oscars, de las cuales ganó cinco, entre ellos el de Shirley como mejor actriz, y mejor actor secundario para Jack Nicholson, que de paso hay que decir estuvo magistral.





En los años 80 siguió siendo única con interpretaciones en películas como “Madame Sousatzka”(1988), “Magnolias de acero”(1989″, “Postales desde el filo”(1990), “Romance Otoñal”(1992)etc..
Una de sus últimas intervenciones en el cine se produjo junto a Nicole Kidman, con el título “Embrujada”(2005), demostrando que su presencia aportaba categoría a cualquier obra, por muy mediocre que fuera.




Sentimentalmente fue una mujer discreta, y muy poco dada a exponer sus intimidades.Estuvo casada 30 años con el mismo hombre, llegando la relación a su fin , al descubrir Shirley que su marido, en el que tanta confianza tenía, le había mentido sobre sus viajes a Japón, donde se suponía que había pasado su infancia…en realidad sus continuos viajes, obedecian a una doble vida, pues allí tenía una amante a la que cubría de regalos….con el dinero de Shirley.

A partir de ésta terrible decepción, y tal vez para darle algún sentido a su vida Shirley comienza a interesarse por los mundos relacionados con el esoterismo,en particular por la reencarnación. A raíz de numerosas experiencias en primera persona, en las que incluso pudo visualizar algunas de sus vidas pasadas, se decidió a escribir un libro llamado “Lo que sé de mi”,en el cual relató todas sus experiencias esotéricas.

A éste libro le siguieron algunos más, todos relacionados con el mismo tema, que fueron muy bien acogidos por el público, pues obtuvieron ventas millonarias. La actriz se ha prodigado en conferencias para universitarios o ejecutivos, animándolos a practicar esta cultura mística, que aunque le ha reportado enorme popularidad, también le ha perjudicado frente a numerosos admiradores. También ha sido relacionada con una organización llamada La nueva Era, organización muy cuestionada pues se la tacha de practicar ocultismo enmascarado tras palabras como hermandad, espiritualidad y técnicas psicoterapéuticas no ortodoxas.

El verdadero drama de todo esto, es que hoy en día para muchos americanos Shirley es más conocida por ser la gurú de Hollywood, que por ser la maravillosa intérprete que nos deleitó con películas inolvidables.



No hay comentarios:

Seguidores