jueves, 24 de octubre de 2013

DÍAS DE VINO Y ROSAS




A lo largo de la historia del cine, pocas son las películas que han retratado el infierno del alcoholismo de manera seria y rigurosa, sin caer en el tópico de estigmatizar al protagonista de la adicción, como el típico borrachín, desaliñado o maleante, que bebe más por vicio que por enfermedad.

Una de las primeras veces que el cine me enfrentó cara a cara con esta cruel realidad de la vida, fue mediante la película "Mañana lloraré", y de la mano de la fabulosa actriz Susan Hayward.



Susan encarnó el personaje de una actriz llamada Lillian Roth que se vio abocada al alcoholismo, al no poder superar la muerte del que iba a ser su futuro marido.

Y es que la fortaleza o la debilidad de cada persona no debe ser motivo de controversia. Cada uno afronta sus desdichas de una u otra manera. Nadie sabemos lo que nos deparará el futuro, por lo que tampoco podemos adivinar como afrontaremos las posibles fatalidades que con él vengan.



En "La angustía de vivir", es un actor de teatro, interpretado magistralmente por Bing Crosby, el que se ve atrapado en el pozo sin fondo que es el alcoholismo.

Grace Kelly, Bing Crosby y William Holden, nos sumergen en un mundo de culpabilidades, traiciones e inseguridades, pero también en un mundo en el que el amor incondicional de una esposa, personaje por el que Grace Kelly logró el Oscar, será el único salvavidas de un hombre devorado por el sentimiento de culpabilidad debido a la muerte de su hijo.




Sin embargo fue el maestro Wilder, el que, según mi punto de vista, retrató el fracaso, la frustración  y la soledad mejor que ningún otro en "Días sin huella".

Ray Milland soberbio, encarna a un escritor fracasado que temeroso de enfrentarse a su propia realidad, se deja llevar por los efluvios del alcohol.

Quizá es el alcohólico con el que más personas pudieran identificarse. Ese que parece tenerlo todo, esa persona normal, que vive en una casa "normal de un barrio normal, y que no parece tener problemas. Pero lo cierto es que su mayor problema es él mismo.

En el transcurso de la película comprobamos la autodestrucción del personaje, que será capaz de traicionar a la única mujer que se preocupa por él, a implorar y mendigar con tal de sentir el quemazón del alcohol en sus venas, y de sufrir en sus propias carnes la agonía del "delirium tremens"

Así que Wilder muestra sin tapujos, sencilla y claramente, lo terrible de la enfermedad.

En su día Wilder confesó que la industria del alcohol, al enterarse de que se había rodado una película sobre este tema tan peliagudo, quiso parar su distribución, llegando a ofrecer una importante cantidad de dinero. Sin embargo Wilder se las ingenió de manera que la película fuera proyectada en unas contadas salas de cine. El resultado fueron cuatro Oscars.



Hablar de "Días de vino y rosas", es hablar, junto con "Días sin huella", de uno de lo mejores dramas jamás filmados sobre el alcoholismo.

Él es lo que habitualmente se conoce por bebedor social, ese que debido a su trabajo, se ve casi predispuesto a caer en ese infierno.

Ella una mujer corriente, pero parece ser que su genética tiene una cierta tendencia a las adicciones. 

Las interpretaciones de Lee Remick y Jack Lemmon son gloriosas. No parece que interpreten, parece que hayan sentido en sus vidas la devastación del alcohol, la degradación... la locura.

Cualquier relación a tres bandas es peligrosa, y aquí el tercer componente en cuestión es la botella.






Me gustaría también recordar junto a vosotros "Leaving Las Vegas", que aunque me parece demoledora, triste y desoladora, es tan real como la vida misma.

Un hombre rendido ante su existencia, ante la soledad..un hombre dispuesto a dejarse morir.

Añoro a ese Nicolas Cage sublime de "Leaving Las Vegas", por cuya interpretación logró un Oscar.

Siempre hay un alma más solitaria que uno mismo, y a veces, no siempre, surge un ángel dispuesto a tenderte una mano.



19 comentarios:

abril en paris dijo...

Películas "terribles" y al mismo tiempo estupendas por sus interpretaciones y por sus guiones.

Ya conoces mi "debilidad" por Wilder y por su genialidad a la hora de escribir y dirigir. Decía las cosas más terribles con un sentido del humor (ácido) y una verdad como pocos, y le gustaba provocar y burlar a la censura y la crítica. Solo queria llegar al público, que al fin y al cabo es el que cuenta.
Dias sin huella te deja KO...esa escena del delirium tremens impresiona muchisimo.
Y Dias de vino y rosas (mi favorita)con Jack Lemmon en una de sus mejores interpretaciones, ésta vez dirigido por quién menos te imaginas, Blake Edwards, es conmovedora. Siempre lloro con esta peli.
La de Grace Kelly y Bing Crosby la ví hace poco porque no la conocía y me sorprendió mucho.

¡Menudo repaso has hecho del tema! ¡mira que es dificil tratar sin exagerar un problema terrible como el alcoholismo!pero éstas historias lo hacen..
Leaving Las Vegas está bien y sin duda Nicolas Cage ( que no soporto, lo siento) está soberbio.
La que recuerdo menos es la de Susan.

De todas formas en muchisimas peliculas americanas sobre todo, se les ve muy amenudo con el vaso en la mano, es decir que es algo tan aceptado y extendido que me parece que hay menos alcoholicos de lo que se dice ( o en realidad hay más) Muchos actores han reconoido que en su vida personal, le dan a la botella con mucha "alegria".

No sé si has seguido la serie Mad men pero ahí en la oficina ( y fuera de ella) se pasan la vida bebiendo como algo absolutamente normal..no es que aquí se beba menos que la cultura de bares es muy nuestra, pero creo que se da más lo del vinito que lo del whisky.
Una reseña muy intereante Cris, como siempre.

Un beso guapa :-)

juan carlos Vinuesa dijo...

Excelente reseña, donde no tan sólo has plasmado el drama del alcoholismo, sino también prestas tus conocimientos para dar color a una soberbia filmografía.
Enhorabuena, Cris y recibe como siempre cálido abrazo de tu amigo Juan Carlos

Manderly dijo...

Menuda buena colección de alcohólicos!!! Grandes película y grandes interpretaciones!!
No recuerdo haber visto la de Susan Hayward... con lo que me gusta esta actriz y lo buena que es!!!
Saludos.

SqSmaravillosa dijo...

Hola Abril!!! Esta vez no ha sido difícil la selección, porque creo que hay muy pocas las que han tratado el tema del alcoholismo con respeto y humanamente.

Yo no sabría con cual quedarme entre "Días de vino y rosas" y "Días sin huella", ambas me parecen grandiosas.

"Mañana lloraré" es preciosa, y Hayward espléndida como siempre.

Tienes razón en lo de que en las películas americanas, tienen la costumbre de aparecer con el vasito en la mano cada dos por tres, y a veces sin venir a cuento. Tan puritanos que son para algunas cosas, y otras las tratan con una banalidad que sorprende.

He oído hablar de "Mad Men", y me siento intrigada por esta serie que todos alaban y mencionan, aunque yo no soy muy de seguir series, creo que ésta no me la puedo perder.

Nicolas Cage en esta película esta de notable. Sin embargo, su carrera ha ido menguando, quizá por su poco criterio o porque está mal aconsejado.

Un abrazo querida Abril!! Siempre es un placer leerte, ya sea aquí o en tu estupendo blog. Besos.

SqSmaravillosa dijo...

Hola Juan Carlos!! Muchísimas gracias por tu amable comentario.

Yo intento ser natural y siempre procuro escribir sobre lo que he visto, así no hay confusiones.

Ese halago tan maravilloso que me has ofrecido,me hace muy feliz.

Besos y un abrazo querido Juan Carlos!

SqSmaravillosa dijo...

Hola Manderly!! Muchas gracias. La verdad es que todas y cada una de ellas son de sobresaliente, según mi parecer claro está.

No te pierdas la de Susan Hayward, aparece espléndida, creíble, maravillosa.

Un saludo Manderly!

ethan dijo...

Desde luego, has puesto las mejores películas que abordan esta temática. Me quedo con "Días sin huella", pero la cinta que titula tu estupenda entrada de hoy no le va a la zaga.
Un abrazo.

SqSmaravillosa dijo...

Hola Ethan!! Coincido contigo en la elección. Son películas confeccionadas desde el respeto más absoluto, y por esta cuestión he pensado en ellas. Un abrazo Ethan!

juan caceres dijo...

Espinoso tema el que planteas citando todas las películas que recuerdo sobre el tema y que cada una de las cuales aporta mucho conocimiento sobre el infierno que viven quienes están inmersos en el infierno de esta enfermedad que el sistema no contempla como tal a pesar de que todas las celebraciones de cualquier índole se hacen con una copa en la mano y cuando los individuos pierden el control de la ingesta de alcohol esta rechaza sin contemplaciones.
Tu entrada es una vez mas magnífica y digna de alabar la vinculación que haces de tan sensible problema que afecta a millones de personas en el mundo teniendo en cuenta que a nuestro alrededor convivimos con alcohólicos que ni siquiera ellos mismos saben que los son.
Saludos para ti y para tus visitantes.

SqSmaravillosa dijo...

Hola querido Juan! Sí, realmente es difícil tratar este delicado tema. Como bien dices, el alcohol inunda todas las celebraciones de esta sociedad hipócrita, y resulta que después, muchos se echan las manos a la cabeza, cuando una persona se hace adicta a esta droga, que para mi es una de las más duras.

Es totalmente cierto eso que cuentas de que hay miles de personas que parecen ignorar su propio problema, pero en el fondo creo que son conscientes de él, aunque no quieran reconocerlo, y para mi esas personas son las más enfermas, porque hasta que no te das cuenta de la situación real, no podrás solucionarla.

Muchas gracias Juan por tu comentario, y también por la amabilidad con la que siempre comentas mis entradas.

Un gran abrazo Juan. Sabes que aquí siempre tendrás una amiga. Besos

miquel zueras dijo...

Ya lo dice aquella canción: "Como Nicolas Cage en Living las Vegas"... me ha encantado esa entrada con esas grandes obras que han mostrado el drama del alcoholismo. Me falta por ver la de Bing Crosby pero sin duda "Días sin huella" es una obra maestra. Impactante la escena en que Milland sufre una alucinación mientras asiste a el brindis de La Traviata. En manos de otro director menos diestro que Wilder ese momento habría parecido ridículo pero aquí no desentona en absoluto.
Besos y muy buen fin de semana.
Borgo.

SqSmaravillosa dijo...

Hola Miquel!!! ¡Me encanta esa canción!

Para mi, "Días sin huella" es la más impactante, y la que trata con absoluto realismo la vida de un alcohólico. No quiero desmerecer a las otras porque todas son maravillosas, pero me quedaría sin duda con ella.
Wilder abarcó cualquier tipo de género, y todos se le daban bien. Por eso no veo justo que haya pasado a formar parte de la historia del cine, como el mejor director de comedia, cuando nos dejó joyas como ésta por ejemplo.

Muchos besos Miquel, y buen finde!!

selegna dijo...

Extraordinaria entrada, Maravillosa, y extraordinarias también las películas que mencionas. a mi me impactó muchísimo "Dias de vino y rosas", por la genial interpretación que hace el gran Jack Lemond. Es dificil olvidar esa imagen suya con la camisa de fuerza en pleno Delirium tremens. Más tarde ví "Dias sin huella" y volvió a marcarme la interpretación de Ray Millan como escritor fracasado. Impresionante la escena donde busca alcohol desesperadamente sin conseguirlo; así que me quedo con estas dos. La de Barbara stanwich no la he visto así como tampoco Leaving las Vegas y como me encantan la Stanwich y Nícola cage, trataré de verlas. Felicidades por la forma en que has sabido desarrollar este tema. Un abrazo, amiga!

SqSmaravillosa dijo...

Hola Selegna!!!

Yo de todas las mencionadas me quedo con "Días sin huella", es que Wilder siempre encabeza mis predilecciones en cuanto a cine.

"Leaving las Vegas" es muy dura,pero retrata de manera muy realista la soledad de una persona enfrentada a su propia existencia, y Cage logra,según mi parecer, una de sus mejores interpretaciones.

Un placer verte por aquí!!! Un abrazo y besos

deWitt dijo...

Uy, después de leer tu post estoy algo piripi, jijiji!

Buen repaso a los males del alcohol. Todas son grandes y buenas películas. Yo me quedo con Días de vino y rosa, pero la elección es difícil.

Recuerdo que hace unos años había causado furor "Cuando un hombre ama a una mujer". ¿Recuerdas a esa Meg Ryan alcohólica??

Buen repaso, guapa!!

Biquiños

SqSmaravillosa dijo...

Hola Kike!!!

Recuerdo perfectamente esa película, es escalofriante tanto por la adicción que nos muestra, como por el amor incondicional que le profesa su marido.


Eso es querer a una persona y lo demás son tonterías!!!

A mi "Días sin huella", me parece de lo mejor que se ha filmado respecto a esta cuestión.

Gracias deWitt por tu comentario, y un besazo!!

Mara Miniver dijo...

Qué interesante y duro repaso. A mí de Susan Hayward me encanta "Una mujer destruida" también en esta línea. Un besazo.

SqSmaravillosa dijo...

Hola Mara!! He tratado de escoger las más representativas de este tipo de drama en particular, y por otra parte las que tratan de manera más sensible pero creíble la enfermedad-

"Una mujer destruída", la vi hace mucho tiempo, la tengo que revisar, pero sin duda la actuación de Susan es de Oscar.

Muchas gracias por tu visita!! Un beso muy fuerte Mara!!!

Muñekita Cat dijo...

Hola!! tu blog está genial, me encantaria afiliarlo en mis sitios webs de pelis y por mi parte te pediría un enlace hacia mi web de peliculas y asi beneficiarnos ambos con mas visitas.

me respondes por correo a emitacat@gmail.com

besoss!!
Emilia

Seguidores