sábado, 16 de febrero de 2013

LA SENSUALIDAD EN EL CINE







¿En que consiste la sensualidad? ¿ Es algo que nos viene genéticamente regalado o es una actitud producto de un analizada manera de actuar?

El cine nos ha enseñado mediante algunas de sus más míticas actrices que la sensualidad no tiene porque ser ordinaria sino más bien todo lo contrario. Cuando una persona ha sido agraciada con la la virtud de la sensualidad , no le hace falta ser irresistiblemente atractiva, para captar la atención de todo el que la rodea, ya que mediante sus gestos, sus palabras y sus acciones en seguida se delata; todas las miradas se posan sobre ella, aún habiendo personas a su alrededor mucho más hermosas y sexuales: de hecho podíamos incluso decir que la sensualidad puede llegar a convertirse en arte.  

Por otra parte, también existe el "arte" de enseñar la anatomía alegre y despreocupadamente, y aunque a veces se pueda caer en la vulgaridad, lo cierto es que a muchos caballeros les encanta esta "naturalidad".








Los tiempos cambian, y seguramente a un adolescente de esta época que vivimos, bombardeados por imágenes de señoras siliconadas enseñando todo menos su talento, le parezca que estas actrices que provocaron sueños húmedos y prohibidos a millones de hombres simplemente con un baile provocativo, una canción sugerentemente interpretada, o un recatado strip-tease están caducadas y antiguas. 

Pero bajo mi punto de vista los tiempos no han cambiado tanto en ese aspecto, y a los caballeros les provoca la misma admiración contemplar una piernas largas y torneadas enfundadas en media de seda negra y ensalzadas por un buen zapato de tacón de aguja, que una de esas imágenes a las que antes me refería: cientos, miles de chicas anónimas, o más o menos populares, que muestran su rotundo físico, casi siempre fruto de la estética, de forma descarada , y la verdad ..... en muchas de las ocasiones con poco criterio artístico.








No son los casos que aquí nos ocupan desde luego, porque estas mujeres de épocas pasadas, derrocharon erotismo y sensualidad, simplemente valiéndose de atuendos pensados para realzar su cuerpo:  faldas entalladas que dejaban adivinar perfectas siluetas, aberturas interminables en vestidos primorosamente confeccionados que mostraban piernas largas y torneadas , o tan sólo con miradas  prometedoras de placeres inconfesables, y mohines deliciosos .

Insinuar un deseo carnal..., sugerir levemente una fantasía sexual sin caer en la zafiedad: esa era su finalidad.

Las actrices de los primeros años del cine ya utilizaron este tipo de erotismo insinuado para captar la atención del sexo masculino, o simplemente porque eran seductoras natas ; Louise Brooks, o Jean Harlow utilizaron sus encantos femeninos con descaro, pero con gracia y elegancia, y mostraron sus pechos desnudos  bajo blusas de seda o vestidos de livianas telas, que resultaban la mar de provocativos.








En algunos casos no hacía falta siquiera enseñar un hombro para ser sensual; en este caso el misterio que rodeaba a algunas de las más bellas actrices del cine, fue suficiente para convertirlas en objeto de deseo. Como no podía ser de otra manera Greta Garbo fue la máxima representación de este tipo de mujer bellísima pero inaccesible, tal y como fue uno de sus personajes más famosos: el de la espía Mata-Hari. Aunque la verdad es que su apariencia de mujer fría no engañaba al público que la sabía ardorosa y pasional, y eso era muy, pero que muy excitante.






Carole Lombard también fue de las actrices que lució anatomía mediante vestidos insinuantes, pero lo cierto es que lo que más sedujo de Carole fueron sus inmensos ojos azules, y un carácter cosmopolita y aventurero que agradaba tanto a hombres como a mujeres.








Los años cuarenta fueron para las mujeres anónimas años duros a causa de la guerra, y las vestimentas se tornaron oscuras y los peinados perdieron parte de su sofisticación, pero en el cine deslumbraron estrellas como Rita, que emanaba sensualidad por todos los poros de su cuerpo, o la enigmática Verónica Lake, que con tan sólo su cabello revolucionó la moda de aquella década.










Con la explosión de luz y color de los cincuenta apareció también Marilyn, y con ella el sexo en estado puro, aún siendo sus vestimentas recatadas, ya que las faldas no subían más allá de la rodilla, y los escotes eran menos pronunciados que en épocas anteriores; seguramente es la actriz más representativa de lo que fue la seducción en el cine, debido a su explosivo cuerpo y a su rostro de ojos enormes y labios carnosos.
Aunque muchos la tachan de vulgar, lo cierto es que Marilyn siempre tuvo mucho criterio a la hora de  vestir, y aunque generalmente sus atuendos eran una segunda piel de su cuerpo, siempre insinuó sus formas, pero no las mostró, exceptuando la mítica escena de la rejilla de metro en la que deleitó a los caballeros exhibiendo sus piernas.





A finales de los cincuenta y principios de los sesenta la seducción se hizo más evidente y descarada, y Brigitte Bardot lo demostró enseñando algo más de piel. Fue un auténtico fenómeno social lo de esta actriz: los hombres la deseaban, y las mujeres imitaban todos sus estilismos.




Los años setenta fueron los más desatados respecto a la cuestión de mostrar el cuerpo, y aquí en España comenzó la época del destape más absurdo. Poco a poco comenzó a caer en el olvido el concepto que se tenía sobre la seducción en el cine, y de esta manera  se perdió parte de la sofisticación y elegancia que caracterizó a actrices de épocas anteriores a la hora de enamorar al publico. Aunque cierto es ,que esta década nos regaló mitos sexuales inolvidables entre los que se encontraban María Scheneider que revolucionó a la sociedad junto a Brando mediante "El último tango en París",  Sylvia Kristel dando vida a "Emmanuelle" o Jessica Lange espléndida junto al gorila más grande que diera el cine.








Esto solo es una pequeña muestra de las mujeres más seductoras que dio el cine. Muchos otros nombres como el de Sofía Loren, Lollobrigida, Ursula Andrews, Raquel Welch etc..también lograron el merecido título de "cautivadoras irresistibles".


14 comentarios:

Manderly dijo...

Sí, es sólo una pequeña muestra pero muy muy sensual!!
A parte de que las modas y los gustos van cambiando creo que la sensualidad no está sólo en ellas sino en los ojos del que mira. No a todos nos gusta lo mismo y lo que para un/a es sensual para otro/a no lo es.
Saludos.

León dijo...

El erotismo como casi todo, no desaparece, sino que se transforma. A día de hoy hay aun grandes directores y actrices capaces de insinuar sexualidad sin mostrar descaradamente: Woody Allen y Scarlett Johansson, Martin Scorsese y Juliette Lewis, Uma Thurman y Tarantino...
Muy buena entrada.
Un abrazo

ethan dijo...

Bueno y completo recorrido histórico por la sensualidad en el cine, y de paso por algo del erotismo, que nos alegra este domingo gris.
Abrazos

miquel zueras dijo...

SqS: te ha quedado una entrada muy redonda sobre la sensualidad. Es curioso ver que en algunas actrices su look no se ha mantenido bien en el tiempo, creo que es el caso de Silvia Kristel que nunca me ha parecido atractiva.
Es cierto que sugerir es a veces preferible a mostrar que es el recurso más fácil. En ese sentido es un buen ejemplo Rita Hayworth en "Gilda" o en su papel de voluptuosa Reina de Saba en technicolor. Muchos besos. Borgo.

SqSmaravillosa dijo...

Hola Manderly! La sensualidad no es algo prefabricado, desde mi punto de vista claro está. Puedes perfeccionarla con el paso del tiempo, eso sí, pero es algo inherente a la misma persona. Yo creo que no hay nada más sensual que una persona natural y espontánea. La sensualidad cuando es estudiada pierde parte de su encanto. Saludos!

SqSmaravillosa dijo...

Hola León! Desde luego que hoy en día existen actrices sensuales y maravillosas, y claro está que una de ellas es Scarlett que es una muestra clara de cómo ser erótica y sensual casi sin pretenderlo. Kim Basinger, Michelle Pfeiffer, o Susan Sarandon también me parecen mujeres sensuales. Un abrazo.

SqSmaravillosa dijo...

Hola Ethan! Gracias por tu comentario: no hay nada que me agrade más que hacer la vida un poquito más llevadera, sobre todo, como bien dices, en estos días grises y deprimentes.
¡Qué viva la sensualidad, y qué vivan las personas que nos hacen soñar!
Un beso.

SqSmaravillosa dijo...

Hola Borgo! A mi todo lo relacionado con la seducción femenina me fascina. Aunque hay hombres que sin pretenderlo también seducen , ya sea por su manera de actuar, por su intelecto, o por muchas otras cuestiones: no sólo es un físico hermoso lo que seduce a una mujer.
Hay un actor francés que se llama Vincent Lindon que me tiene loquita, y no es precisamente un Adonis jajjaja.
Hablar de Rita es hablar de sensualidad, de elegancia, de naturalidad. Orson Welles llegó a decir de ella que era mucho más guapa y seductora sin gota de maquillaje en la cara: con eso está todo dicho. Un besazo querido Borgo.

Susan Lenox dijo...

Como bien dices la sensualidad no consiste en enseñar carne, sino en algo muy diferente que es INSINUAR, algo llamad personalidad. Indudablemente que el físico tiene mucho que ver, pero querida Maravillosa, creo que como decía Oscar Wilde, no hay pose más difícil que la naturalidad. Todas y cada una de las actrices que has subido cada una a su manera rezumaban sensualidad por todos sus poros, no sólo se trata de belleza física sino de algo llamado aptitud, ellas lo demostaron de sobra ante las cámaras: un movimiento de cadera, una mirada de reojo, un baile erótico que no obsceno, una sonrisa, el saber coger un cigarrillo, un cruce de piernas, un movimiento de una melena rojiza, el saber quitarse un guante negro de raso de una manera que parecía que Gilda se nos desnudaba, la caída de pestañas, sus andares, como se inclinaba hacía atrás para ser besada, su mirada de completo extasís, los gestos y mohines de Norma, eso es sensualidad, bien, creo que todo esto tiene que ir acompañado de una personalidad de alto voltaje, de una voz, de una conversación, de un ingenio, hay mujeres que poseen el don de cuando entran en una reunión acaparán todas las miradas, aunque en ella haya mujeres más altas, más bellas, más perféctas y es porque transmiten unas vibraciones de carisma personal y sensual que las demás carecen ( y estoy hablando con motivo de causa ). No creo que las actrices de hoy, exceptuando casos muy concretos, que todos conocemos, como Sharon Stone y alguna más, pueda reunir estos requisitos, de atractivo físico, gestualidad, voz y erotismo, no sé si me olvido de alguna, pero creo que la cirugía estética no ayudado en absolúto, esos pechos falsos, esos labios morcillones, esas caras estiradas perdiendo todo tipo de rasgos, las convierte en muñecas huecas y vacias...me estoy acordadndo de lo mona que era Nicole Kidman, con su pelo pelirrojo rizado, sus pecas y que le ha pasado a esta señora, es por poner un ejem. no tiene nada que sugiera sensualidad, parece un muñeco; mira me estoy acordando de otra pelirroja Julianne Moore que con 52 años, ha sabido hacerlo muy pero que muy bien.
Para terminar no creo que la sensualidad este en la perfección física sino como te decía antes en una aptitud de ser, de hablar de moverse, de sonreir y de transmitir, saber transmitir algo a los demás...sin eso no hay nada.

Estupendo sensual post, como no podía ser menos viniendo de ti querida Maravillosa.

abril en paris dijo...

¡Cuanta razón tienes SQS ! La insinuación, el crear una fantasia porque la sensualidad/sexualidad está más en el "cerebro" que en otro sitio.
Pero es cierto que la naturalidad, la caida de ojo, un hombro, la piernas interminables, un escote..bueno todos/as sabemos de qué va.:-D
Es cierto que la moda, los gustos cambian según la década. Ahora se intenta "vender" la mujer andrógina, escualida, al menos en las pasarelas, en las series, en el cine..¡ qué pocas mujeres con "carne" o curvas se ven ! MM ahora seria considerada "metida en carnes" y tendria que adelgazar..y si hablamos del botox ya ni te cuento..
Gilda es el ejemplo perfecto. Te doy la razón totalmente. Carol Lombard tambien me parece exquisita.

Una entrada a la altura de las DIVAS, Maravillosa.

Un beso querida amiga

ATTICUS dijo...

Hola querida amiga,aqui estoy otra vez.
Oyes!! vaya post que te has marcado,la verdad es que es dificil
no sentirse atraido por la exquisita
sensualidad de estas divas,que solo con un gesto hacen temblar los cimientos de la cordura.
A mi siempre esta mi favorita que es
Marilyn,pero luego hay muchas,aunque me gusta destacar a Kim Basinger,ya que hhay muchos recuerdos en mi cabeza,jajaja.
Mil besos guapa.

SqSmaravillosa dijo...

Susan, es que no podíamos estar más de acuerdo. Suscribo todas tus palabras. No se trata de ser una belleza espectacular, sino de poseer ese don que provoca miradas furtivas,y admiración a la par que deseo.
Pero no me refiero sólo al deseo sexual, que de este tipo puede provocarlo cualquiera que tenga un buen par de te...., sino de ese deseo prohibido hacia una persona que te provoca escalofríos con tan sólo su presencia, sus gestos, su voz, o su inteligencia.
Hoy en día pocas son las actrices que podría citar que reunieran todas estas cualidades, tal vez porque son más accesibles, y más operadas jajajaja. Resulta realmente patético ver a cientos, miles de mujeres que se operan los pechos solamente para ir a la caza del hombre, ¡Qué lástima! Nunca hizo falta tener unos labios como morcillas, o unos pechos descomunales para saber engatusar a un hombre.
Pero para eso hace falta pensar y ser inteligente, y creo que muchas de las que utilizan estas artimañas no son muy listas, la verdad.
Un beso querida Susan.

SqSmaravillosa dijo...

Hola Abril! No hay nada que me guste menos que una mujer con pocas curvas. Así lo pienso y así lo digo; ¡Que hay más sugerente que unas caderas redondeadas, o un pecho natural!
Sugerir... incitar al deseo mediante la elegancia es todo un arte del que solo gozan unas pocas.
Lo demás es fácil, enseñar los pechos operados o una cara retocada me parece patético, al igual de patético que me parece que algunos hombres suspiren por este tipo de mujeres artificiales. Besos amiga Abril

SqSmaravillosa dijo...

Hola Atticus! Me alegro de verte por aquí. A mi me encantan estas mujeres tan sensuales, tan elegantes y tan divinas. Marilyn sin duda fue el prototipo perfecto de mujer seductora hasta rabiar: una simple mirada, un simple gesto eran suficientes en ella para provocar pasiones inconfesables. Podríamos decir que Marilyn inventó el erotismo.
Basinger también es una mujer muy excitante, y muy natural en algunas películas me recordaba a Marilyn. Un besazo Atticus

Seguidores