miércoles, 15 de febrero de 2012

COTTON CLUB






Creo que todos sabéis la admiración que tiene una servidora hacia casi todas las manifestaciones culturales y cinematográficas del siglo pasado, y obviamente no podía dejar de mencionar uno de los cabarets más notorios que aparecieran en los años 20.


The 1920s weren't deemed roaring without a reason -- a beautiful look at the glamor and glitz that defined New York in the 1920s!:


Todo comienza en Harlem (Nueva York). A finales del siglo XIX, los promotores inmobiliarios construyen de manera incontrolada y a una velocidad tal, que unos años después surge la necesidad de vender o alquilar a cualquier precio. Es entonces cuando los afroamericanos, debido a su menguada economía, ven una posibilidad de vivir con algo más de dignidad, y toman posesión del barrio masivamente. A partir de este asentamiento, se genera, prácticamente aún en silencio, una cultura propia regada de ritmos negros.

St. Louis Cotton Club Band, 1925.:


En una atmósfera racista y de prohibiciones, los afroamericanos logran evadirse mediante una vida nocturna creativa e intensa, pero por otra parte también peligrosa.


Curiosamente es una hombre de raza blanca llamado Owney Madden, el que decide abrir un cabaret en Harlem, al que bautiza como "Cotton Club". Lo cierto es que al individuo en cuestión le precedía una fama de tipo duro, se le relacionaba con el crimen organizado, y era promotor de espectáculos de boxeo. Sin embargo esta fama no impidió, sino que en cierta manera incrementó, su liderazgo en Manhattan: en aquellos años la ley del terror era la mejor baza que tenían algunos para controlar y manipular a su antojo.


Una vez abierto el local destaca por la peculiaridad de que todo el personal y los artistas son negros, y el público exclusivamente blanco. A este brutal ejemplo de racismo hay que añadir otro componente social de la época: la Ley seca. Esta ley prohibe toda la venta y fabricación de bebidas alcohólicas, pero en las interminables noches de cabaret el alcohol fluye como el agua.

Los primeros clientes del Cotton Club, se encuentran con unas bailarinas semidenudas que bailan al compás de una música de fondo que se conocerá con el nombre de "jazz". Entre estas bailarinas destacó en numerosas ocasiones la mítica Josephine Baker, que llegaría incluso a triunfar en Europa, concretamente en París, unos años más tarde.



dancing jazz vintage - Cerca amb Google:








Los interminables bailes, las seductoras y provocativas bailarinas y por encima de todo un particular estilo de jazz que recibió el nombre de "Jazz Jungle", fueron forjando una buenísima reputación al local, que se convertiría en centro de reunión para celebridades como Mae West, Irving Leving o hasta el mismísimo alcalde de Nueva York Jimmy Walker.


"The Nicholas Brothers", Ella Fitzgerald, Louis Armstrong, Nat King Cole o Billie Holliday son tan sólo una pequeña muestra de las grandes voces que por allí pasaron.





A mediados de la década ,el club estuvo cerrado por la venta ilegal de licor, pero las influencias de Madden lograron que abriera de nuevo las puertas y esta vez prácticamente sin vigilancia policial.


Los conciertos que daban en el club consiguieron su máxima popularidad, cuando la radio americana comenzó a emitirlos , en concreto la CBS, y los hizo llegar prácticamente a todos los hogares americanos.
El éxito imparable del club llegaría hasta Broadway donde se trasladaron para ampliar el negocio, y llegar al máximo público posible, pero ya a mediados de los años treinta comenzó una lenta decadencia que terminó en cierre casi llegados los años cuarenta.

Casi cuarenta años después de su cierre, volvió a abrir sus puertas de nuevo en Harlem en el año 1978.

En el año 1984 Coppola rodó una película basada en el famoso club, que aunque con muchas pretensiones, no logró el éxito esperado; aunque personalmente debo decir que a mi no me disgustó en absoluto :disfruté de los decorados, de la ambientación, de la música y como no...de los maravillosos estilismos de la época. 










21 comentarios:

Manderly dijo...

A mi también me gusta 'Cotton Club'. Qué maravilla esa música del inicio!!
Me encnatan estos ambientes. Ambientes conocidos gracias al cine, claro, pero lo de este estilo y estos años es único!!
Buen post!
Saludos.

ATTICUS dijo...

Comparto contigo esa admiracion,
Cotton Club es para mi la pelicula donde aguanto a Richard Gere,bueno
en Chicago tambien.
La pelicula de Cotton Club aun la vi la semana pasada,esa retratacion de ese mundo con Cab Callaway,los Nicholas Brothers,etc.
Me encantan.
Y luego aun encima el mundo gangsteril dominando el cotarro.

Genial post guapa.

SqSmaravillosa dijo...

Hola Manderly! Pues ya somos dos a las que nos gusta este ambiente, ¡Lo que yo daría por haber podido vivir y saborear un poquito de aquella fascinante época! Por eso me gustó tanto esta pelicula, aparte de su mérito propio claro está.Saludos

SqSmaravillosa dijo...

Hola Atticus! De nuevo compartimos la admiración hacia una película. Yo la he visto varias veces,y cada vez me gusta más.¡Que buenos artistas nacieron en esa época! Y como tu dices es ambiente gansteril y de prohibiciones....¡me encanta!Muchos besos.

Roy Bean dijo...

Muy curiosa e intersante la historia, sabía de su solera, pero nunca pensé que fuese un sitio, "importante".
La pelicula es estupenda,la verdad, esto acaba de recordarme que hace un montón que no la veo.

Saludos
Roy

abril en paris dijo...

Vaya por delante que me hubiera encantado asistir al espectáculo.
¡qué interesante entrada !
Me pirra el estilismo y el jazz. Cotton Club si tiene tirón precisamente ( creo yo) es por ambas cosas.
Muy guapa ella y muy chulito él. la pelicula no es de las mejores pero la historia es de esas que acabas viendo.
Los ganster se hiceron con todo. Lo del racismo, los negros cantando para los blancos..eso de que ellos ( los afroamericanos ) no pudieran entrar por la puerta principal y más es terrible..una parte de la historia que los americanos blancos ya no quieren recordar.
¡qué distinto todo ahora ! Hasta con un presidente mestizo !

Un beso.

SqSmaravillosa dijo...

Hola Roy! Fue ,más que importante, una via de escape para tantos y tantos afroamericanos que encontraron una manera de poder expresarse artísticamente, y aunque siguieron sintiendo el racismo en sus carnes, gracias a este club tuvieron algo más de suerte que otros, pues en cierta medida se les respetaba un poco más debido a su gran talento;personalmente agradezco que se le diera la oportunidad a gente como Louis Amstrong, Billie Holliday etc, pues para mi gusto son de lo más grande que ha dado la música. Saludos y gracias por tu visita.

SqSmaravillosa dijo...

Hola Abril! Sabía que te gustaría la entrada, pues conozco tu pasión por el jazz. A mi me fascinan estas grandes historias, me pasa como a tí: me hubiera encantado poder asistir a una función de este mítico club, y haber saboreado el ambiente con esa fantastica música de fondo, y sentir el frenético y alegre ritmo que siempre acompaña a las personas de raza negra.Por otra parte tienes razón la peli no es para tirar cohetes, pero nada más por el ambiente la musica y los estilismos vale la pena.Menos mal que la historia ha retratado todas estas barbaries, quizás por eso mi simpatia por las personas de raza negra, y nos recuerda lo ignorantes que llegamos a ser.... y menos mal que la mentalidad ha cambiado y como muestra Barack Obama está ahí para confirmarlo. Besos maravillosos y gracias.

ethan dijo...

¿Qué daríamos por vivir esa época y poder asistir a una velada en el Cotton Club?
Un abrazo!

SqSmaravillosa dijo...

Hola Ethan! Personalmente sería capaz de todo para poder trasladarme a aquella época y vivir ese ambiente.¿Cuándo inventarán una máquina del tiempo?. Hasta que llegue ese momento nos conformaremos con leer estas apasionantes historias. Un abrazo.

Emilio José Pazos dijo...

Enhorabuena por el post, además de que me gusta la época, has plasmado muy bien el ambiente. Un saludo.

SqSmaravillosa dijo...

Hola Emilio! Gracias por tus palabras. Me agrada que te haya gustado la entrada. A mi me apasiona esa época tan creativa, de la cual salieron artistas tan portentosos,y qué mejor escaparate de artistas que el Cooton club. Un abrazo.

Sidhe dijo...

Firmaba donde hiciese falta para irme unos días a Cotton Club,o al menos a ese lado que conocemos. Cuando vas a Harlem es una de las primeras cosas que te viene a la cabeza jajaja


Coppola cuando cuenta historia de amor rarunas lo hace bastante bien (por si regresa, que se acuerde y no haga el lerdo...)

SqSmaravillosa dijo...

Hola Sidhe! Me voy contigo para allá jajja... lo que yo daría por pasar sólo un dia en ese ambiente y poder conocer a tan grandes talentos de la música, es casi un pecado decirlo jajaja. Coppola también nos enseñó que Drácula trás su pariencia monstruosa también podía amar, y por eso es una de las adaptaciones más bellas que se han hecho jamás de este mítico vampiro. saludos.

miquel zueras dijo...

Me encanta esa película que supongo no logró el éxito que merecía en Estados Unidos por su esquema de musical atípico. Supongo que ese Madden debía ser el personaje interpretado por Bob Hoskins. También aparecía en uno de sus últimos papeles Fred Gwynne, el entrañable Herman Munster.
Mi padre, muy aficionado al jazz, conservaba como oro en paño una grabación de Cab Calloway en el Cotton Club, un local en que los artistas negros tenían que entrar por la puerta trasera. Increible. Besos. Borgo.

Lorenzo Miró dijo...

Vaya! Se me había pasado esta entrada.
A mi como a tí me encanta esta estética del club.

Y tampoco me pareció mala la pelicula de Coppola, puede que su problema fuera que como todas las que aspiran a ganar el Oscar a la mejor pelicula como un producto cocinado, terminara pasado o crudo de cocción.

Un beso Milady

SqSmaravillosa dijo...

Hola Lorenzo! Las estéticas de aquellos años me encantan: los decorados, los estilismos de las señoras y los hombres con sombrero y trajes cortados a medida me vuelven loca. Fue una época mágica y supercreativa en todas las facetas y creo que no volverá a repetirse, de ahí mi admiración hacia aquellos tiempos.Respecto a la película es lo que comentaba, quisieron lanzarla como una superproducción, y parece ser que quedó algo corta, pero bueno a mi me encanta igualmente.Muchas gracias caballero por su visita. Besos.

miquel zueras dijo...

SqS, ya sé que soy pesado pero: ¡Renueva tu blog que te echo en falta! ¿Qué te pareció "Mi semana con Marilyn"? Porque supongo que ya la habrás visto. Besos. Borgo.

SqSmaravillosa dijo...

Hola Borgo! Estoy a puntito de publicar algo sobre la bellisima Brigitte Bardot, pero me está costando bastante, ya que tengo tanta información que no sé como incluir tantas anécdotas sin caer en lo pesado, porque como tu bien dices lo bueno si breve dos veces bueno.Por otra parte decirte que es todo un placer que me des estos toquecitos, que lo único que hacen es ilusionarme. Casualidades de la vida, pero te juro que hoy hemos quedado mi hermana y yo para ir al cine a ver Mi semana con Marilyn, ya sabes como es el día del espectador pues aprovecho. Ya te contaré. Gracias por todo y muchos besos.

SqSmaravillosa dijo...

Hola Diego! Sin duda más que machismo la palabra clave, en este caso del Cotton club, era el racismo, ya que trataban con el mismo desprecio a las mujeres negras como a los hombres. No puedo estar de acuerdo con el machismo imperante en todos los ámbitos sociales, y el cien fue y es uno de ellos; pero a fin de cuentas estas mujeres que fueron utilizadas de alguna manera, sobre todo las más bellas, surgieron la mayoría de la pobreza, donde el machismo si cabe era aún más duro; pero siempre hubo excepciones por ejemplo a Bette Davis no hubo nunca un hombre que consiguiera humillarla, sino al contrario, y como ella unas cuentas más. Lo del Cotton Club es otra historia, que por lo menos sirvió para difundir un nuevo tipo de música, una nueva cultura negra que a muchos abrió los ojos, aún a costa del racismo que existía.Saludos.

juan caceres dijo...

Esta película contiene varios de los elementos que mas me hacen disfrutar del cine, en un musical, mi género favorito, es una película de gansters
otra de mis debilidades y sumado a estos alicientes, tenemos como música principal la que proviene de mi admirado y querido Duke Ellington, ¿Se puede ofrecer mas por el precio de una entrada de cine?
Esta película que a mi juicio no fue todo lo apreciada que merecía en su tiempo porque en líneas generales el público consumidor de cine de estas características ya había envejecido y las nuevas generaciones han asimilado otro tipo de productos, está pidiendo a gritos una restauración en condiciones ya que las copias que circulan, resultan oscuras y de escasa calidad, a ver si me la regalo para Navidad.
Un saludo.

Seguidores